En memoria

A Manel Gibert

De la cama de un hospital al cementerio. Directamente. Sin pena ni gloria. Como un paria. Como un desecho. Pero el Manel tenía amigos, los mismos que sentimos su parcial perdida hace unos años, y que lloramos ahora su desaparición.

Personaje tan peculiar como entrañable, para muchos un tarado por su voluntario distanciamiento de la mediocridad y la supercialidad humanas. Anarquista convencido. Cinéfilo empedernido. Fue durante 40 años un puntal del cine local. Acomodador, taquillero, proyeccionista, pegó carteles y movió pesados rollos de película. Sí, cosas todas ellas que podría haber realizado cualquier otro al que el cine se la trajera floja, si no fuera porqué el señor Manel Gibert fundó cine clubs, ayudó en rodajes, fue uno de los instigadores de las 12 Horas, participó en la Semana de Nuevo Cine Español, en pases para escuelas, en ciclos… lo que fuera, siempre ahí, dando el callo.

Aconsejó, aleccionó e, incluso educó a unos cuantos en todo lo que se refiere a cine, y por ello, siempre conservaremos su fotograma en nuestra memoria. Salud Manel.Es por ello, que a partir de esta edición, en su homenaje y recuerdo, el Premio del Público del Concurso de largos del Festival, recibirá su nombre.

En memoria

| Molins 2015 | 0 Comments

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>